127 años a fondo

Un día como hoy, hacen 127 años se realizaba por primera vez una carrera de autos con cierta legalidad. Podría decirse, y así quedó estatuido, que fue esta la primera carrera de autos de la historia de la humanidad.

Es un dato más que sólo toma un especial relieve para aquellos que sentimos muchas veces que en nuestra sangre hay algún que otro octanaje. Somos así de enfermos, el automovilismo, las carreras, no se explican, pues no se entienden. Es una experiencia que se la pasa y queda para siempre o se la pasa y quedás mordiéndote el labio inferior en busca de una respuesta que explique eso que no tiene explicación.

Un 22 de julio de 1894, en Francia, Pierre Gifard, el dueño de un periódico organizó la competencia en la que se premiaba con 5.000 francos a quien recorriera junto a un mecánico y en el menor tiempo posible, Paris y Rouen.

Fueron 21 las máquinas alistadas para tratar de recorrer los 128 kilómetros, una distancia menor si se la imagina, por ejemplo, a 120 por hora. Pero hagamos el esfuerzo de pensar lo que habrá sido ese tremendo desafío sabiendo que el ganador recorrió la distancia a un promedio menor a 20 kilómetros por hora. Caminos terribles, máquinas más terribles, y conductores intrépidos que habrán arriesgado mucho más de la cuenta seguramente, a pesar de ir despacio.

Es paradójico, el ganador conocido en realidad no ganó y quien ganó no sabemos bien quien es. El Conde de Dion montado sobre un tractor de vapor y sin compañía fue el más veloz, pero tampoco sabemos bien por qué fue desclasificado. No importa, eso quedará en el anecdotario, lo importante es que a partir de aquel momento quedó evidenciado que las carreras eran la mejor forma de acercar a usuarios y vehículos, de despertarle pasiones, de juntarlos para siempre. Ya hace 100 años se entendía la importancia del marketing para vender más autos, ya se entendía del valor de los referentes para generar representatividad. Y  funcionaba, y funcionó durante muchísimo tiempo. Quienes seguimos a los fierros, quienes vamos a las carreras y nos alejamos todo lo más posible de las tribunas, entendemos que desde hace un tiempo las cosas han cambiado y siempre termino preguntándome: ¿cuándo fue que esos dos ejes de éxito fueron cambiados?, ¿Cómo pasó que ahora el marketing es poner promotras y publicidades y autos que no son autos? Está claro que antes vendían autos y héroes. ¿Qué es lo que nos quieren vender ahora? Pan y circo. Circo y circo. A veces mirar el pasado es importante para no perder la esencia y a partir de allí avanzar raudos hacia el futuro, para que mañana siga siendo mejor.

Un día como hoy, hace 127 años se prendió el fuego sagrado de una pasión inexplicable. Pero también es bueno recordar que un 22 de julio, otro día como hoy pero de 1973, un pergaminense rebeldón a bordo de un Ford Falcon y ayudado por su “rival”, ganaba en la V Vuelta de Laboulaye, en el circuito de La Carlota. El ganador era Juan Carlos Iglesias, el rival –que era rival en la pista y amigo siempre- era Juan María Traverso-. Hace 48 años, aquella pasión que se gestara en Francia estaba intacta. Algo pasó en las últimas décadas. Los que van a la tribuna jamás lo entenderían.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. elcieloyelinfierno dice:

    Reblogueó esto en Andando tras tu encuentro…y comentado:
    Más que interesante; para todo fanatico a los “fierros” como decimos en nuestra Argentina. Gracias a DIEGO BUSTOS!! Un cordial saludo,

    Me gusta

  2. elcieloyelinfierno dice:

    Muy buena y esclarecedora entrada!! Un cordial saludo,

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s